Reforzamiento: Cinco errores comunes.

reforzameinto

Reforzamiento: Cinco errores comunes.

CINCO ERRORES COMUNES AL HABLAR DE REFORZAMIENTO.

Al hablar de reforzamiento existen cinco errores comunes que le ocurren a muchos psicólogos y que en este artículo pretendo desgranar. Para adquirir un conocimiento profundo de lo que representa en reforzamiento, es necesario que los psicólogos realicen un curso específico de análisis de conducta aplicado.

Confundir el reforzamiento con un premio.

¿No estamos premiando una conducta cuando usamos el reforzamiento?

A menudo se confunde el termino reforzamiento con los premios. Si bien un premio puede funcionar como reforzador de la probabilidad futura de incremento o decremento de una conducta, no son lo mismo. Entregar un juguete o una golosina a un niño puede no funcionar como reforzador para incrementar la probabilidad futura de  una conducta particular.

Se refuerza a la conducta y no a la persona.

¿Reforzamos a las personas o a sus conductas?

Aunque es apropiado hablar de que se presenta un reforzador a una persona es importante recordar que lo que se refuerza es la probabilidad futura de la conducta y no a la persona.

Así la frases como «El profesor reforzó a Antonio» sería incorrecta. Los reforzadores no refuerzan nunca a la persona, sino que refuerzan una probabilidad de ocurrencia de una conducta.

En este sentido, también es importante recordar que no se refuerza la conducta contingente, ya que a ocurrido, sino que el reforzamiento se define como la probabilidad de ocurrencia de esa misma respuesta en el futuro.

Así no se puede decir que un reforzador reforzó una conducta que el sujeto realizó, sino que, solamente cuando se observa un incremento de la tasa de respuesta del individuo en el futuro se puede hablar de que ha sucedido un reforzamiento.

Reforzamiento y la confusión con la práctica de una habilidad.

¿Practicar una habilidad la refuerza?

 

A menudo se habla de que “la práctica refuerza una habilidad”. Es cierto que los ensayos y la práctica bien diseñada de una habilidad produce una mejor ejecución en el futuro. Pero este concepto no tiene nada que ver con el reforzamiento entendido desde la perspectiva conductual.

La práctica en sí misma no puede ser el reforzador de la conducta practicada. La práctica de refiere a la forma en la cual la habilidad objetivo es emitida.

Por otra parte, por lo general, la práctica persistente de una actividad es generalmente el resultado del seguimiento de reglas verbales.  Lo que Alessi denominó «Condicionamiento verbal analógico».

Una REGLA es una descripción verbal de una contingencia conductual. Aprender a seguir reglas es una de las formas a través de la cuál  la conducta de una persona puede estar bajo el control de consecuencias demoradas. En particular hablamos de un tipo de regla que se denomina «augmenting»

¿Reforzamiento artificial?

Reforzamiento natural versus artificial

Cuando se habla de reforzador artificial, frente al natural, a menudo se está hablando de reforzadores automáticos. Un reforzador automático se refiere a un reforzador que mantiene una conducta ya que los resultados automáticos de dicha conducta son reforzantes por si solos.

Otra confusión común es denominar a los reforzadores incondicionados como reforzadores naturales. Un reforzador incondicionado se refiere a aquel que no necesita entrenamiento para funcionar como reforzador y que están programados en la especie, por ejemplo, comer o beber.

Por tanto, aunque en ocasiones se hace una distinción entre reforzamiento natural o artificial errónea. Las contingencias de reforzamiento y los estímulos usados como reforzadores en cualquier programa de cambio son siempre programados y planificados, pero nunca artificiales.

Usar reforzamiento y retroalimentación como sinónimos.

¿No es retroalimentar un reforzamiento social?

Algunas personas usan los términos reforzamiento y retroalimentación de forma intercambiables, aunque los términos refieren a diferentes operaciones y resultados.

La retroalimentación es la información que una persona recibe respecto a un aspecto particular de su conducta y se da en forma de descripciones verbales de ejecución, vibraciones o luces (por ejemplo, en un juego suena un bip cuando lo haces bien). Aunque la retroalimentación puede resultar en

  1.  Un incremento de la frecuencia futura de la ejecución del aprendiz como efecto del reforzamiento o señal o instrucción respecto a cómo responder la siguiente vez.
  2. Una reducción en la frecuencia de algún aspecto de la ejecución del aprendiz como función de un castigo o instrucción negativa.

El reforzamiento siempre incrementa la frecuencia futura de la respuesta, mientras que el castigo disminuye la frecuencia futura de las respuestas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.