Metáfora del yo explorador.

El mapa no es el territorio

Metáfora del yo explorador.

Metáfora del yo explorador

Tu mente es como un mapa del mundo. Me gustaría que imaginaras, por un instante, que la vida es como un gran territorio por explorar. Cuando naces  vienes a la vida con un gran papel el blanco en el que vas a dibujar el mapa de tu mundo, de tus experiencias. Este mapa, no obstante está condicionado.

Has nacido, aquí, en esta época en este momento. La tecnología con la que lo creas, los colores que usas, los tintes que le añades son muy concretos de este lugar aquí y ahora. Tu contexto natural y social determina cómo lo dibujas, las técnicas que puedes usar y los ajustes que puedes hacer.

Además, vives con otras personas que tienen mapas ya elaborados. Ellos te muestran  las técnicas que les han resultado útiles para dibujar el tuyo propio. Te enseñan sus propias experiencias,  sus miedos, sus terrenos explorados. Aprendes de ellos cómo has de crear tu propio mapa e incluso copias el territorio que te gustaría explorar.

Por último,  a medida que vas explorando (viviendo), vas dibujando  tus recuerdos, los caminos por dónde has pasado y las dificultades que te has ido encontrando. Anhelas terrenos por explorar que crees que pueden ser hermosos y, puedes o no ponerte en marcha a explorarlos en función del camino, de las dificultades que te puedes encontrar.

Tu  mapa se refiere al sistema de creencias que has elaborado, a las ideas con las que has crecido, que has indo construyendo.  Cuanto más crece tu mapa más te fusionas con la idea de que conoces el territorio, pero esto es una trampa porque:

  1. El mapa no es el territorio. Sólo es una representación en papel

El mapa es sólo una representación del territorio. El territorio es siempre mayor, siempre tiene cosas que no puedes añadir en un trozo de papel. En él no puedes incluir  la belleza, la experiencia, el sentido de la vida del explorador.  Siempre habrá puntos sin explorar, lugares a los que no te acercas por miedo a que haya fieras, lugares que crees conocer pero que aún te sorprenderían si les prestas atención. A medida que tenemos experiencias podemos añadir detalles, pero nunca, nunca serán lo mismo que vivir la experiencia. Cuanto más explores, más rico será, pero nunca serán la misma cosa

En un mapa no puedes representa la gente, las costumbres, la vida de un lugar. Cuando nos fusionamos con el mapa, el territorio deja de ser importante y, si nos creemos lo que este nos dice, podemos estar dejando de vivir la hermosa experiencia de explorar el mundo.

Recuerda que tu sistema de creencias es una representación del mundo. Sólo eso. Creerme  lo que nos dice la mente puede llevarnos a juzga, interpretar, temer y no vivir. Aunque fusionarnos con él  puede que nos genera seguridad y la idea de que no nos perderemos, sólo un explorador intrépido se arriesga a conocer un mundo nuevo.

2. El territorio que está en el mapa es sólo aquel que has explorado.

A menudo nos negamos experiencias por miedo a explorar. Nos quedamos en un lugar seguro, aunque sea doloroso. Pensamos que quedarnos en ese lugar seguro nos salva de los peligros que puede haber en aquellos lugares futuros que no conocemos. De echo, estar parados en puede deberse al propio miedo a explorar. Este miedo puede llevarnos a andar en círculos.

3. Reconocer que es sólo un mapa nos ayuda.

Observar que nuestra mente es sólo una representación de la realidad y tomar distancia de lo que nos dice nos ayuda a ser flexibles, con nosotros mismos y con los demás. Esta flexibilidad supone un cambio de perspectiva.

A menudo nos negamos experiencias por miedo a explorar. Nos quedamos en un lugar seguro, aunque sea doloroso. Pensamos que quedarnos en ese lugar seguro nos salva de los peligros que puede haber en aquellos lugares futuros que no conocemos. De echo, estar parados en puede deberse al propio miedo a explorar. Este miedo puede llevarnos a andar en círculos.

4. El mapa es sólo una de las  perspectivas. El mundo tiene infinitas.

Cuando miras al mapa sólo tienes una perspectiva, la que te da tu experiencia. La flexibilidad psicológica es tomar perspectiva del mapa mirando al mundo, sus diferentes alternativas, los diferentes mapas de otras personas. Es tomar distancia del mapa cambiando la mirada del mapa a tu entorno. Cuando estás apegado a tu historia, a lo que dice tu mente te falta perspectiva para ver el mundo, ser flexible y comprender.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.